«La vacunación como estrategia para el control de la resistencia antimicrobiana»

Conferencia del 31° Congreso Colombiano de Pediatría

La resistencia antimicrobiana (RAM) será la primera causa de muerte en el 2050, registrando 10 millones de fallecimientos anuales por esta causa. Las simulaciones del Banco Mundial estiman que en el 2050 la economía global podría perder hasta un 3.8% del producto interno bruto.

Existe una creciente evidencia del papel de las vacunas en la reducción de la resistencia a los antimicrobianos. Las vacunas pueden reducir la propagación de la resistencia a los antimicrobianos al reducir y restringir el uso de antibióticos y reducir el número total de casos de enfermedades prevenibles por vacunación. Estos efectos también podrían ser amplificados por la inmunidad de rebaño y protección poblacional inducida por las vacunas. Las vacunas pueden contrarrestar la RAM a través de múltiples vías.  La vacunación reduce directamente la incidencia de infecciones tanto sensibles como resistentes. También reduce el uso apropiado e inapropiado de antimicrobianos al reducir la incidencia general de la enfermedad, incluidas las infecciones causadas por patógenos susceptibles y por virus (como la influenza) que a menudo se tratan inadecuadamente con antibióticos.

Los programas de vacunación contra la enfermedad neumocócica invasiva, la influenza, la Neisseria meningitides, la varicela y la fiebre tifoidea, entre otros, son buenos ejemplos del posible papel de las vacunas en la reducción de la RAM. En la Provincia de Ontario, la introducción de la vacunación contra la influenza dio como resultado una disminución del 64% en las prescripciones de antibióticos para las enfermedades respiratorias asociadas a la influenza (Kwong JC et al. (2009). Por lo tanto, el uso preventivo de vacunas antibacterianas y antivirales podría proteger a individuos y comunidades contra las enfermedades infecciosas, incluidas las causadas por cepas resistentes. La cobertura universal de la vacuna conjugada contra el neumococo reducirá en casi un 47% la cantidad de antibióticos utilizados para la neumonía causada por S. pneumoniae (Laxminarayan R et al Lancet 2016).

La evidencia reciente sugiere que el uso de antibióticos puede disminuir cuando se implementan los programas de vacunación contra la enfermedad invasiva por neumococo.  Esta intervención no solo conserva los efectos positivos de la vacunación, sino que su beneficio se amplifica por los efectos de protección del rebaño y la reducción de la circulación de los portadores de serotipos de S. pneumoniae resistentes a los antibióticos, como es el caso del serotipo 19ª.

La infección por el virus de la varicela es otro buen ejemplo del impacto de la vacunación en el uso de antibióticos. La reducción de los casos complicados y severos y las hospitalizaciones por varicela ha sido realmente impactante gracias a los programas de vacunación. Este impacto ha traído también una reducción importante del uso de antibióticos a nivel hospitalario y en la comunidad.

En general, existe actualmente un consenso para considerar seriamente las vacunas y los programas de vacunación como una herramienta importante contra la RAM.

La iniciativa regional de RAM debe promover la discusión con científicos, responsables políticos, economistas y tomadores de decisiones,  para construir la evidencia del impacto de las vacunas existentes en la RAM  e incluir los programas de vacunación en la política pública integrada y las estrategias para reducir la resistencia antimicrobiana y favorecer el uso racional de los antibióticos.

Dr. Carlos Espinal, Epidemiólogo y salud pública.

Comments are closed.